DIOR CRUISE 2018

Upper Las Virgenes Canyon, California.

Como les había comentado anteriormente, nunca había asistido a un desfile Crucero y realmente me hizo muy feliz que mi primer invitación haya sido de Dior, ya que es una marca que admiro mucho y con la que tengo una relación establecida desde varias décadas ya que fui modelo de sus pasarelas en Europa y hoy en día acompaño su evolución muy de cerca.
Lo que me quedo claro desde el principio es que siendo una colección Crucero le permite al diseñador proponer, aparte de una colección totalmente novedosa, un venue diferente saliendo de París. Estamos hablando de desfiles que pueden ser realizados literalmente en cualquier parte del globo terráqueo, desde La Habana en Cuba hasta Río de Janeiro en Brasil; la creatividad del diseñador tiene rienda suelta.

Siendo así, Maria Grazia Chiuri eligió transportarnos a una “Savana Californiana” ya que el desfile se llevó a cabo en las montañas de Santa Mónica (Los Ángeles). La primera impresión fue impactante ya que realmente parecía que estábamos en un “safari elegante”con una escenografía árida donde estaba todo perfectamente acomodado; grandes tiendas de campaña con almohadas, bancos, alfombras tejidas y globos aerostáticos en donde se podía leer “Dior Sauvage” alrededor de ellos.

La inspiración para la colección fueron las pinturas rupestres de la cueva de Lascaux, que por cierto, Christian Dior las usó como inspiración en su línea Ovale. También en la pintora Georgia O’Keeffe, quien es considerada como la madre del modernismo americano.

Siguiendo el ADN de la marca, Chiuri crea una colección con una faceta femenina – en donde vimos la clásica silueta New Look en transparencias, los bustier y las cintas con el nombre de la marca-, y salvaje en donde incorporó botas, sandalias, chaquetas, flecos, y sombreros de ala plana al más puro estilo cowboy.
Una paleta de colores donde el blanco, negro, camel y rojo ladrillo son la base,  preciosos bordados y estampados de paisajes y animales prehistóricos en colores mostaza, rojos, naranjas, verdes y azules decoraron los abrigos, pantalones, chaquetas, chalecos y vestidos los cuales estaban acompañados de ponchos y largos abrigos con cinturones delgados para marcar la cintura.

Está colección es para enamorarse y estoy completamente segura que la veremos en muchísimos lugares ya que las prendas se pueden usar en el día a día.

¡Gracias Maria Grazia Chiuri por el deleite visual y a Dior por la invitación. Lo disfrute muchísimo!

DCF1DCF2DCF3DCF4DCF5DCF6DCF7DCF8DCF9DCF10DCF11DCF12

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.